Mente y Cuerpo

La postura erguida y la acción adecuada

MENTE Y CUERPO por Moshé Feldenkrais

No hay nada más simple que la postura erguida – significa postura erguida: alineación vertical. Pero todos los términos de este género, entre ellos “postura” implican algo rígido y estático. Y, en efecto, es cierto que pocas personas hacen honor a la flexibilidad del propio cuerpo. Un examen cuidadoso muestra claramente que la postura erguida es dinámica, con un ajuste constante de la estructura del cuerpo en lugar de estáticamente fija.

La ventaja real de la postura erguida es la facilidad de girar alrededor de la vertical, es decir, de derecha a izquierda o en la dirección opuesta. Esta rotación ensancha el horizonte humano y es también el movimiento natural más frecuente de la cabeza. Durante la evolución de la estructura humana, el uso más sistemático de la cabeza ha sido su rotación hacia la fuente de un estímulo externo. Los sentidos localizados a nivel de la cabeza son todos los órganos dobles: la vista, el oído, el olfato. De hecho, para especificar la ubicación exacta del estímulo, requiere dos fuentes de información. Así, por ejemplo, la cabeza gira hacia una fuente de sonido para que los dos oídos están igualmente estimulados. La cabeza gira para estar en frente de un estímulo visual. Las retinas están conectadas internamente de tal manera que cuando nos fijamos en el objeto frontalmente son estimulados de la misma manera, mientras que al inicio de la estimulación una lo era más que la otra. Lo mismo es cierto para los olores, aunque en este caso la información de distancia y dirección son mucho más grandes.

Se ve, por lo tanto, como todo lo que puede ser explorado por el tacto, la relación con cualquier cosa externa se determina por el movimiento cabeza.

Cada información procedente del espacio que nos rodea pasa por la cabeza. Y, más que cualquier otra cosa, es nuestra relación con el mundo que nos rodea que influye en la calidad del movimiento de la cabeza.

Varios mecanismos del sistema nervioso organizan estas funciones elementales de vínculo con el medio ambiente; de manera que cuando uno de los órganos pares se estimula, la cabeza gira hasta que nos enfrentamos a la fuente de la estimulación. La cabeza está girada en la columna cervical y el giro estira la piel, los músculos y los tendones de la parte izquierda del cuello cuando nos desviamos a la derecha y viceversa. El alargamiento o estiramiento de una fibra comprime la fibra nerviosa interna y esta estimulación es la base para la organización del cuerpo, que está entonces lista para seguir a la cabeza y girar en la dirección del cambio ocurrido inicialmente en el ambiente. Cuando el cuerpo sigue a la cabeza, la torsión del cuello se desvanece, las fibras nerviosas intra-muscular cervicales ya no están comprimidas y el cuerpo no tiene necesidad de girar.

Como la zona cervical, del cuello, la región inferior de la columna vertebral es capaz de girar alrededor del eje central. La rotación del resto de la columna está, en comparación, más reducido. En las dos regiones superior e inferior de la columna, algunas fibras nerviosas transmiten la rotación de la cabeza a los centros superiores, que por lo tanto, constatan cómo el cuerpo está organizado para ser capaz de girar, disminuir el giro y estar en la posición frontal en la misma dirección que la cabeza.

En la mayoría de las personas, la cabeza indica claramente con qué áreas del espacio circundante tienen poco contacto. Y cómo movemos la cabeza es característico del mantenimiento general y de las formas de actuar de cada persona.

Otro aspecto de la postura erguida es que es una propiedad biológica de la estructura humana; no debe haber sentimiento de ningún tipo de acción, discreción o esfuerzo de ningún tipo. Por ejemplo, el peso de la mandíbula inferior con todos sus dientes es considerable y, sin embargo, tenemos cierta dificultad en adquirir la conciencia de que hacemos algo para mantener la mandíbula inferior hacia arriba. El estado normal de los músculos de la mandíbula inferior es una contracción de la fuerza gravitatoria que actúa sobre ella. Los movimientos voluntarios se obtienen con una adición o una deducción a esta contracción permanente. Los músculos de la mandíbula inferior, como la mayoría de los músculos esqueléticos, reciben órdenes en forma de impulsos de más de una fuente. La estrella está asegurada en el sistema nervioso de mecanismos antigravedad y no hay sensación de acción o esfuerzo, siempre que el mensaje a los músculos venga de centros inferiores.

Lo mismo ocurre en los músculos cervicales. A pesar del peso de la cabeza y su centro de gravedad situado delante de la columna vertebral, no hay sentido de la acción ni de esfuerzo en el mantenimiento de la cabeza. Esto se debe a la considerable contracción de algunos músculos para mantener la cabeza vertical.

Todo el cuerpo está retenido en los músculos de la pantorrilla, pero no sentimos ningún esfuerzo. Nuevamente, estas interrelaciones prueban que la postura erecta no es un estado estático, sino una actividad dinámica.

La postura real es siempre el resultado de lo que la estructura haría a través de mecanismos específicos y lo que hemos aprendido a adaptarnos a nuestro entorno social y físico. El problema es que gran parte de lo que hemos aprendido es perjudicial para nuestro sistema, ya que se ha aprendido en la infancia, en un momento en una dependencia inmediata de los demás distorsiona nuestras necesidades reales. Una acción habitual hecha durante mucho tiempo se percibe como correcta, pero nuestra impresión es poco confiable hasta que no hayamos reeducado a nuestro sentido cinético sobre la base de normas que correspondan a realidades verificadas. ¿Cómo se puede llevar a cabo esta reeducación? En primer lugar, debemos percibir los beneficios de las mejoras para decidir dedicarlo todo el tiempo necesario. Pero el beneficio no puede ser imaginado mientras que la mejora no se ha sentido, por lo que al principio sólo tenemos que probar por curiosidad. Las personas cuya vitalidad está en un nivel muy bajo no lo intentarán y ni Dios podrá ayudarlas.

El cuerpo debe estar organizado para que pueda iniciar cualquier movimiento – hacia delante, hacia atrás, hacia la derecha, hacia la izquierda, hacia arriba, hacia abajo o girar a la derecha o hacia la izquierda -sin el ajuste preliminar de los segmentos del cuerpo, sin una modificación repentina del ritmo respiratorio, sin apretar la mandíbula inferior, ni contraer la lengua, sin ninguna tensión perceptible en los músculos del cuello y sin detener la mirada. Cuando el cuerpo está organizado de esta manera, la cabeza no se mantiene fija, es libre de moverse fácilmente en todas las direcciones sin ningún ajuste preliminar. Si estas condiciones se mantienen durante una acción, incluso el hecho de levantar el cuerpo no se percibe como un esfuerzo. Para demostrar esto, doble lentamente el índice derecho y siente la sensación de facilidad, no de esfuerzo. Luego doble lentamente la muñeca – el esfuerzo es igual al del doblar el dedo. Ahora doble el codo o levante el brazo lentamente o levante o baje la cabeza o el tronco.

En cada uno de estos casos la sensación de esfuerzo es igual a la que se siente en la curva del índice, pero el trabajo efectuado para elevar el dedo es de aproximadamente 100 gr./cm.,  que para la muñeca 1000 gr./cm,  que para el tronco es de 500.000 gr./cm.

Al hacer los movimientos, la sensación de esfuerzo no aumenta en proporción al trabajo realizado, sino que indica el grado de organización que produce el esfuerzo.

Esta organización corresponde a la estructura del cuerpo. El tamaño y la fuerza de los músculos aumentan desde la periferia, como en el caso de los dedos, hasta el centro del cuerpo. A partir de ese momento, la tasa de esfuerzo es la misma en todas las partes del trabajo. Elevar o bajar el tronco impulsa a los músculos de la pelvis (como las nalgas y los músculos de los muslos con sus enormes secciones) en la misma proporción que los músculos utilizados en los movimientos de los dedos.

En conclusión, el conocimiento de uno mismo a través de la conciencia es el objetivo de la reeducación. Cuando nos damos cuenta de lo que realmente hacemos, no de lo que decimos o creemos hacer, se abre el camino ante nosotros para la mejoría.

En el ámbito del tema cuerpo-mente, un vasto campo se ha dejado sin explorar, pero se encontró que era un punto de partida útil que proporcionaba los medios para hacer cambios significativos en el comportamiento. No puede haber mejoras sin cambios. Incluso si siempre puedes proporcionar ayuda cuando las cosas salen mal, no podemos detener nuestros esfuerzos hasta que, en todo el mundo, los maestros no aprendan cómo desarrollar en sus estudiantes la conciencia de la unidad del cuerpo y la mente para que puedan lograr resultados más altos que simplemente corregir los errores.

Cuando el cuerpo aprende a perfeccionar todas las formas y configuraciones posibles de sus partes, no sólo cambia la fuerza y ​​la flexibilidad del esqueleto y los músculos, sino un cambio profundo y beneficioso en la imagen de sí mismo y en la calidad de la autodirección.

Traducción del italiano por Esther Niego Palatchi del artículo de Sonia Amicucci

Mind and Body, Moshé Feldenkrais 1980

Puedes leer también: Aprendizaje a través del Movimiento por Moshé Feldenkrais

Anuncios

6 Respuestas a “Mente y Cuerpo

  1. Pingback: Aprendizaje a través del Movimiento por Moshe Feldenkrais | ~ Feldenkrais®Barcelona ~Esther Niego·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s