La Espiritualidad en el Cuerpo

mujer felizLa espiritualidad produce salud.

La espiritualidad no es algo que se piensa, sino algo que se vive, que se experimenta. Nuestro cuerpo es el punto de partida para la espiritualidad, el lugar esencial de la vida y su expresión.

Espiritualidad viene de espíritu; es el cultivo de lo que es propio del espíritu, su capacidad de proyectar visiones unificadoras, de relacionar todo con todo, de conectar y reconectar todas las cosas entre sí.

Muchos estudios científicos demuestran una conexión entre la fe espiritual y el incremento de la salud física y mental. Los neurobiólogos han identificado que la base biológica de la espiritualidad se encuentra en el lóbulo frontal del cerebro. Descubrieron empíricamente que siempre que se captan los contextos más globales o se produce una experiencia significativa de totalidad o también cuando  se abordan de forma existencial realidades últimas cargadas de sentido, y se producen actitudes de adoración, devoción y respeto, hay una aceleración de las vibraciones periódicas de las neuronas localizadas allí.

¿Qué importancia prestamos a esta dimensión espiritual en el cuidado de la salud?

La espiritualidad tiene una fuerza curativa propia. Para Alexander Lowen la espiritualidad está incorporada en el cuerpo. Define el espíritu como la energía o fuerza vital de un organismo manifestado a través de expresión de la personalidad del individuo:

Nuestra espiritualidad procede de esta sensación de conexión con una fuerza u orden superior a nosotros. Si aceptamos que los seres humanos son criaturas espirituales entonces tenemos que aceptar también que la salud está relacionada con la espiritualidad. Estoy convencido de que la pérdida de la sensación de conexión con las demás personas, los animales y la naturaleza produce un trastorno serio de la salud mental. Objetivamente la salud mental se refleja en la vitalidad del cuerpo, que puede observarse en el brillo de los ojos, el color y la temperatura de la piel, la espontaneidad de la expresión, la vibración del cuerpo y la gracia del movimiento.

Entonces la salud de una persona depende del equilibrio entre la mente el cuerpo y el espíritu, entendido como fuerza vital del organismo. Cuerpo, mente y espíritu están conectados y la salud de cualquiera de ellos afecta la salud de los demás.

El sentimiento de espiritualidad, cómo cualquier otro sentimiento, es un fenómeno corporal. La idea de espiritualidad es un fenómeno mental. Es la misma distinción que hice antes entre creencia y fe. (…) Hoy estamos viendo cómo surge un nuevo respeto hacia el cuerpo, alejándonos poco a poco de la vieja dicotomía que veía a la mente y al cuerpo cómo entidades separadas y diferentes. Cuerpo y mente van juntos, cosa que siempre hemos sabido en lo profundo de nuestro ser, ¿Existe una mente sin cuerpo o un cuerpo sin mente? La respuesta es no. Los griegos decían: una mente sana en un cuerpo sano. 

Partiendo desde el cuerpo es desde donde se realiza un proceso de crecimiento que nos lleva a un yo más rico y seguro.

Los humanos somos como los árboles, arraigados a la tierra en un extremo y tendiendo al cielo desde el otro. Cuán alto podemos tender depende de la fuerza de nuestro arraigo. Como criaturas de la tierra estamos conectados al suelo a través de las piernas y de los pies. Si la conexión es vital decimos que la persona está enraizada en la tierra, lo que significa que sabe quién es y dónde está parado. Estar enraizado es estar conectado con las realidades básicas de la vida: el cuerpo de uno, su sexualidad, las personas con las que mantiene relaciones. La calidad del enraizamiento de un individuo determina su sensación interna de seguridad.

Lo que tenemos en común como personas es el cuerpo. La educación y las ideas pueden ser diferentes, pero somos iguales en el funcionamiento corporal. Si respetamos nuestros cuerpos, respetaremos los de los demás. Si sentimos lo que funciona en nuestro cuerpo, sentiremos lo que funciona en el cuerpo del ser humano que tenemos cerca. Si estamos en contacto con los deseos y necesidades de nuestro cuerpo, sabremos las necesidades y deseos del otros. Por el contrario, si estamos desconectados de nuestro cuerpo, estamos desconectados de la vida.

La capacidad de ser conciente está unida a los procesos energéticos del cuerpo, es decir, a la cantidad de energía que tiene una persona y a la libertad con que puede circular. Cuando aumenta la energía, y si el sistema está sano y desbloqueado, la conciencia se expande, se abren nuevas zonas en la mente y se establecen nuevas conexiones.

Cuando mente y cuerpo se separan, la espiritualidad se convierte en un fenómeno intelectual, en una creencia y no en la fuerza vital que es.

Pon en práctica tu espiritualidad, toma conciencia de tu cuerpo y ejercita tu mente a prestar atención al momento presente.

Feldenkrais todos los días! Manos en Oración

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.
¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

9 Respuestas a “La Espiritualidad en el Cuerpo

  1. Pingback: Respiración, Sentimiento y Movimiento | ~ Feldenkrais® Barcelona ~·

  2. Pingback: La emoción: la reacción del cuerpo a su mente | ~ Feldenkrais® Barcelona ~·

  3. Pingback: La Espiritualidad en el Cuerpo | Temas de Coach...·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s